domingo, 28 de octubre de 2012

Aquellos sueños de niño

A ti, Isabela

Aquellos sueños que, de niño, 
traían miel a mi corazón, 
aquellos sueños, 
dulces ansias de la ternura, 
tú los traes, 
enredados en tu pelo negro; 
en tus ojos asoman, 
los susurran tus labios... 
Aquellos sueños, 
efervescencia de la esperanza, 
están revoloteando otra vez, 
como florales insectos, 
en mi pecho, sembrado de amor. 
Aquellos sueños, 
alma de la felicidad plena, 
los ha derramado hoy sobre el mundo 
el amanecer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario